Correr el riesgo de ser diferentes. Motivación personal para lograr el éxito

Empresas, Negocios, Trabajo y Cómo Ganar Dinero con un Blog en Internet

Vivimos en un mundo tan agitado que muchas veces no nos damos cuenta de que los líderes o simplemente las personas excepcionales son aquellas que asumen o corren el riesgo de ser diferentes a los demás o al común de la gente sin importarles el “qué dirán”.

Fijémonos por la calle y veamos a las parejas, la gran mayoría ya olvidó de abrazarse, vivimos en un mundo tan atareado y moderno que nos olvidamos de aquel detalle que teníamos de enamorados con nuestra pareja.

Darse la mano es hablar sin hablar, es decir; aquí me tienes, te quiero y puedes contar conmigo para todo lo que necesites.

Las personas diferentes no olvidan abrazar o agarrar de la mano a sus parejas, ellos resaltan de los demás y muchas veces son causa de sonrisas y murmuraciones, sin embargo eso no les interesa ni los conmueve en lo mínimo porque lo hacen en forma natural y espontánea.

Aquellos padres que abrazan o besan a sus hijos son casos raros en nuestra actual sociedad, son más bien un punto raro en el común de la gente.

Sobresalen de los demás por ese amor natural que los lleva a demostrarlo también naturalmente mediante el contacto y el lenguaje corporal que tenemos los seres humanos.

Ser diferente no es una lucha contra el mundo actual sino es el fruto de nuestros propios convencimientos.

Ser diferente es tratar de ser mejores cada día sin la presión de tratar de ser mejores cada día.

Ser diferentes es no tener temor de decir las cosas que nos molestan, siempre cuidando de no herir a los demás, sino porque dicha molestia podría afectar no sólo a nosotros.

Ser diferente es apoyar las causas justas sin que los demás tengan que enterarse.

Ser diferente es denunciar la injusticia aunque ello nos cause insultos e injurias.

Ser diferente es a la vez ser humilde porque las cosas las realizamos no por la simple etiqueta de ser diferentes ni para resaltar de los demás, sino por convicción.

Ser diferentes es estar tranquilos y serenos aún cuando casi todos los demás pierden la cabeza por temas que realmente no revisten mayor importancia.

Ser diferente no es tratar de cambiar al mundo sino tratar de cambiarse a uno mismo.

Ser diferente es tener la capacidad de sonreír a todas la personas que nos rodean, sean conocidos o desconocidos.

Ser diferente es ser cortés, es ser amable, es ser generoso y saber olvidarse un poco de uno mismo, porque esas cosas “aún no han pasado de moda”.

Ser diferente es ser un líder en excelencia en todo lo que hacemos, en nuestro hogar, en nuestro trabajo y en nuestras relaciones humanas.

 

Share Button
Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *