La extimidad y el futuro de internet

La extimidad y el futuro de internetMi primer contacto con internet se dio en los años 90, calculo que alrededor del año 1996, debido a que estaba buscando información para hacer mi tesis de grado de economía y en mi ciudad no existía mucha información relevante sobre el tema que había escogido, por lo que casi a diario tenía que ir a mi universidad, hacer un pago por navegar y buscar toda la información que podía sobre lo que me interesaba.

Si no me equivoco el navegador que usaba en ese entonces era el Netscape y la conexión se hacía mediante una línea telefónica dedicada, la velocidad era muy lenta y me pasaba literalmente horas para bajar documentos de trabajo sobre temas de economía que encontraba en bases de datos de economía, universidades, y demás sitios, muy pocos, que tenían información disponible.

La mayoría de sitios eran estáticos, hechos en puro HTML, los foros eran casi puro texto, sin imágenes y sin muchas herramientas de navegación orientadas al usuario, lo mismo que los sitios que ofrecían información. Los mejores sitios eran en ese entonces la página central de Netscape y de grandes portales con mucha inversión y dinero de por medio, y el mejor buscador en ese entonces era, según mi criterio, Yahoo o AltaVista.

Luego dejé de usar internet de forma seguida pues ya estaba en el mercado de trabajo y no disponía de tiempo para poder usarlo, lo poco que usaba para entretenerme de vez en cuando y para comunicarme e informarme eran los programas de chat, el correo electrónico, yahoo y google que recién empezaba a desarrollarse, sitios de noticias y ya me empezó a llamar la atención los sitios sobre marketing en internet, por supuesto que todo lo que navegaba lo hacía desde cabinas de internet públicas, pagando por el consumo por minutos.

Cuando dejé el trabajo en el que estuve por años, la primea mitad del 2000, empecé a emprender en turismo y como ya tenía conocimientos o lecturas sobre marketing por internet empecé a desarrollar un sitio propio de Turismo, en puro HTML, en el servidor gratuito de freeservers por que en ese entonces no sabía mucho sobre dominios ni tampoco existían CMS como hoy que facilitan la creación de sitios web, el sitio aún lo puedes encontrar en overlandetours aunque hace muchos años que no lo cambié en nada por que incluso ni recuerdo la clave y el email que usé para inscribirme en freeservers me lo hackearon, cosas de novato.

En ese entonces, los primeros años del 2000, ya empezaron a tomar auge los sitios interactivos, casi todos los usuarios de internet tenían su messenger, de hotmail, hacían uso de chats, email, foros, aunque aún no existían las redes sociales, tal como las conocemos hoy. Los blogs eran novedosos y usados por pocos pues conservaban aún el romanticismos del nacimiento de los mismos; se usaban para emitir una visión y opinión particular del autor sobre ciertos temas o sobre la vida misma del dueño del blog.

A mediados de los años 2000 Google ya dominaba el escenario en internet, pero ya empezaba a surgir las redes sociales tal como las conocemos hoy, facebook crecía a un ritmo acelerado al mismo tiempo que twitter, youtube y otros más que quizás no llegaron a la cima del éxito o que se estancaron en el camino. Messenger prácticamente se extinguió, fruto de la poca visión de sus creadores y desarrolladores para dotarlo de mayores herramientas que lo hicieran más interactivo y social, desaprovechando los millones de usuarios que ya lo usaban y que dejaron de usarlo por que el mismo no supo evolucionar.

Bueno esta es una breve historia del avance de la tecnología de internet desde el punto de vista de mi experiencia personal y la percepción que tengo sobre este proceso, pero la historia nunca se detiene y está en pleno proceso de evolución.

Hoy se habla mucho de “el internet de las cosas“, como el futuro de internet, como el punto hacia el cual se desarrollarán y convergerán las tecnologías, y yo estoy de acuerdo, pero me parece que no se habla mucho de algo que yo llamaría “el internet de las personas”.

Este concepto propio creo que será el futuro de internet debido a que considero que es la tendencia “natural” de la misma, ya que si leíste este post completo te habrás podido dar cuenta que desde el nacimiento de internet hasta nuestros días todo ha girado en cuanto a la menor o mayor intervención del ser humano o de las personas en la creación y uso de datos, desde sitios estáticos hasta los sitios muy interactivos y sociales de nuestros días.

La extimidad, que no es más que “hacer externa la intimidad”, es cada vez más aceptada por la sociedad en general, pues creo que normas no convencionales se vuelven convencionales cuando cada vez más personas las usan.

Hasta hace pocos años nadie en su sano juicio hubiera podido pensar en publicar en su muro de facebook lo que en este preciso momento está sintiendo, frases como “hoy estoy triste”, “me duele la cabeza”, “no puedo dejar de pensar en ti”, “estoy almorzando un rico plato en xyz sitio”, o “estoy muy feliz” que quizás considerábamos como íntimas hoy forman parte del lenguaje natural, convencional y socialmente aceptado de las redes sociales.

Fotos propias de muchas de nuestras actividades; la playa, una reunión, nuestras vacaciones, fiestas, etc, que antes solamente las teníamos ordenadas en nuestros álbumes de fotos físicas hoy inundan la red y son tan públicas como público es nuestro muro, y mayor mientras más amigos  o contactos tengamos.

Hacemos público mucho sobre nuestra intimidad, pero como sociedad eso no es aún suficiente, y, además de que mientras más públicas se hacen cosas que antes no se consideraban como públicas más aceptado y seguido será por la sociedad en general; ahora nos lanzamos un cubo de agua helada que aunque nace como una campaña solidaria estoy seguro que ha trascendido el objetivo de la misma y se está convirtiendo en un termómetro de lo que podemos, y no podemos, hacer en las redes sociales e internet.

Si él puede hacerlo yo también lo puedo hacer. Yo también soy valiente. Yo también, yo también, yo también…

Quizás en nuestra soledad no haríamos ni diríamos ni haríamos muchas de las cosas que decimos o hacemos en internet, pero internet dota de cierta desinhibición, al mejor estilo de las drogas, de forma tal que se dan muchos casos que personas que en la vida real son tímidas en internet pueden hacer catársis, desfogarse saltar la realidad y mostrar facetas que usualmente no muestran.

Internet pide cada día más, y es muy probable que muchas de las cosas que ahora no las hacemos por internet y que hoy diríamos que jamás las haríamos, dentro de poco tiempo las hagamos como una rutina y forma de ser natural en internet.

En este sentido mi criterio y opinión es que en un futuro cercano la persona seguirá metiéndose cada vez más a internet, será parte activa de la misma, tanto así que en algún momento la persona misma se convertirá en internet. ¿Cómo? A través de algún dispositivo que se pueda adaptar al cuerpo de la persona y que le permita tener acceso a internet, ser un punto en internet, ser una célula más de la red de internet, con la capacidad de conectar no solamente dispositivos cercanos que también se conecten a internet sino que al mismo tiempo muchas de nuestras funciones corporales podrán ser medidas y transformadas en datos.

No solamente nuestro cuerpo será transformado en una fuente de datos informáticos sino también nuestros sentimientos. Dado que nuestro cuerpo será una célula más en la red de células de internet empezaremos por perder la intimidad de nuestra ubicación geográfica, la cual hoy quizás consideramos como un tesoro o como un secreto, pero mientras más personas así lo hagan, cientos, miles y millones, nosotros también sucumbiremos ante este desarrollo y sus consecuencias positivas y negativas.

Los nuevos y modernos sitios web entonces girarán en torno al desarrollo de aplicaciones y datos informáticos y de contenido sobre las cosas y las personas, en tiempo real, y los más exitosos serán aquellos sitios que mediante alguna aplicación original causen tendencia en la sociedad en general, pero ya no será un cubo de agua helada, ahora será una aplicación original basada en miles o millones de datos sobre el estado de las cosas conectadas a internet o sobre el estado de las personas conectadas a internet (aún sin dispositivos, los que no serán necesarios para conectarse a internet).

Dentro de poco tiempo nuestros muros en las “futuras redes sociales” (o como se llamen cuando lleguen) ya no estarán plagados de frases de cómo nos sentimos hoy, de qué estamos haciendo en determinado espacio y tiempo o de dónde nos encontramos en cierto momento, pues el “internet de las cosas” y el “internet de las personas” lo hará en forma automática, dejándonos a nosotros mayor tiempo como para compartir mayor porcentaje de intimidad; cada vez más fuerte, cada vez más salvaje, cada vez más voyeurista, cada vez más adictiva, cada vez menos pensada, cada vez más curiosa, cada vez más exhibicionista y cada vez con menos límites.

Que tengas un maravilloso día.

Nota relacionada: El país

Share Button
Tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to La extimidad y el futuro de internet

  1. Muy interesante artículo para conocer las previsiones y aplicarlas en mi propio blog de pelu.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *