Pequeñas decisiones que afectan nuestros días y nuestro destino

Pequeñas decisiones que afectan nuestros días y nuestro destinoCreo que todos los días se nos presentan momentos cruciales que implican la toma de decisiones y que pueden afectar de manera notable nuestra propia vida y el destino de la misma en función a las consecuencias de tales decisiones.

Pongamos un ejemplo sencillo en el hogar; una discusión por un tema insignificante puede convertirse en una gran discusión o quedarse allí, en algo insignificante, dependiendo de las decisiones, de la respuesta ante tal acontecimiento y de las consecuencias de la decisión y su respuesta, veamos ambas opciones:

1.- Lo usual es que el ser humano tienda a responder inmediatamente ante un estímulo que no es del todo de su agrado, sin pensar ni meditar ni siquiera 1 segundo sobre las consecuencias que nuestra respuesta ante dicho estímulo tendrá sobre nuestra vida y de las personas con las cueles estamos interactuando.

Para seguir con el ejemplo inicial, una palabra que no nos agrade por parte de nuestra pareja puede conducir inmediatamente a una respuesta del tipo defensiva en la cual se cuestiona a la otra parte sobre posibles errores pasados, y esa otra parte vuelve a hacer lo mismo, creando así un clima tenso en el cual el efecto bola de nieve se vuelve realidad con las consecuencias negativas sobre nuestra vida, nuestra salud y la de aquellas personas que se encuentran en ese momento.

2.- Lo inusual es que luego de un estímulo que no nos es agradable nos demos 1 segundo, sí, solamente 1 segundo, para pensar o reflexionar que, siguiendo el ejemplo, el cuestionamiento carece realmente de importancia y que es tan insignificante que podemos “capear” o lidiar el temporal con una respuesta que en vez de crear un clima negativo cree el efecto contrario, por ejemplo con una frase con sentido del humor.

Ante nuestro orgullo que siempre trata de imponerse por sobre otra persona que nos cuestiona debemos de interponer nosotros nuestro propio bienestar y el de las personas que nos rodean en ese momento de decisión y actuación. Realmente no vale la pena quedar con la razón, que puede tener demasiados vértices y aristas como para llegar a la verdad, mientras hacemos, y nos hacemos, un gran daño.

Al final el que se queda con la razón no siempre es el vencedor, pues si se pasa a una discusión abierta no habrá ganadores ni vencedores, sino solamente víctimas.

El proceso de llegar a conocer nuestras propias reacciones ante los estímulos se presentan todos los días, a cada instante, a cada segundo, siendo de diverso grado y fuerza, pero basta una sola oportunidad en que nos detengamos a pensar o meditar por 1 segundo, antes de actuar, para que veamos que realmente podemos decidir qué camino tomar, si del de nuestro bienestar o el del orgullo que casi siempre destruye y crea víctimas.

No siempre tendremos ese segundo de lucidez y capacidad para pensar antes de reaccionar, pero mientras más lo practiquemos será más fácil hacerlo en circunstancias futuras.

Al final tú mismo eres quien toma las decisiones, y quien debe de asumir las consecuencias de las mismas, por lo que dichas consecuencias finales deben de constituir las pautas para evitar conflictos y llegar así a mejorar nuestro bienestar y de las personas que nos rodean, con sus efectos positivos sobre nuestra vida, nuestra salud, y en general sobre todas las actividades cotidianas en familia, trabajo, amistades, negocios, etc.

Estos instantes que se nos presentan en nuestra vida diaria no solamente se dan en la familia, sino que son muy similares también en los negocios, en los cuales también muchas veces actuamos sin pensar, sin meditar. El mundo actual, y su gran vorágine, equivocadamente nos exige o “enseña” a actuar de manera demasiado veloz, sin pensar, subestimando el valor de la reflexión y de la autoreflexión como elemento de toma de decisiones más acertadas, y sus consecuencias sobre nuestros negocios y empresas.

Que tengas un maravilloso día.

Share Button
Tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *